el carrito antibalas

Suelen aprovecharse creencias y tendencias sociales como conducto para la busqueda de la eficacia en las campañas de marketing. Esto es más evidente en las campañas de marketing viral ya que son los propios receptores los que en el proceso de transmisión cambian su propio estatus y pasan a ser emisores. Esto, se consigue de manera más sencilla cuando el mensaje se multiplica sin que nadie perciba que es un hoax. De manera similar al sistema teaser que conociamos de las campañas publicitarias más convencionales.

Y esto es lo que ha sucedido en fechas recientes con la supuesta empresa Bullet Proof Baby, dedicada a la venta de productos para la seguridad familiar. Su web muestra una amplia gama de productos que va desde blindajes hasta productos promocionales de la propia empresa. Pero hay un producto estrella del que se muestra una presentación en forma de video en la propia portada. Un carro blindado al que una madre dispara con su propio hijo dentro.

El video ha corrido como la polvora por internet, no es para menos. Varias de sus versiones ya pasan de los 30.000 pases en youtube. Algo que sería genial si la empresa y sus servicios fueran reales. Pero no lo son. No se trata sino de una campaña para promocionar la película Shoot ´Em up que se estrenaba precisamente hoy en Estados Unidos.

Acostumbrados ya como estamos los usuarios de internet, al menos los más experimentados, a campañas de este tipo no nos supone ninguna novedad, fuera aparte de la propia originalidad de la idea. Lo curioso de este caso es que la campaña ha conseguido un éxito enorme en España al saltar del medio digital a otro más masibo como es la televisión.

Decimos que en las campañas de marketing viral un usuario ???infectado??? es un posible distribuidor del virus. Pero, si conseguimos que ese ???infectado??? sea uno que es leido, visto o oido por millones de personas al mismo tiempo el efecto es genial, sobre todo si el mismo se cree la historia. Por ejemplo, un periodista. Más aún cuando, por fortuna o desgracia, la credibilidad de todo aquello que se dice, por ejemplo, en la televisión es altísima.

Eso es lo que ha pasado en este caso concreto, algunos periodistas han mordido el anzuelo y han pasado la campaña a otra dimensión, multiplicando el mensaje en principio límitado solo a internautas a un público mucho más amplio. TeleCinco incluso llegó a pasar el video en el telediario, confirmando que todo era mentira un día más tarde.

En un mundo donde internet a cambiado las formas de hacer del periodismo, donde las noticias se producen y se cuentan practicamente al mismo tiempo, donde las posibilidades técnicas se mezclan entre los medios, parece que puede ser más sencillo dar el salto de un medio a otro. El martes, días después, todabía alguno periódicos publicaban la noticia como real como podemos ver en el blog www.periodismoalpilpil.com.

You may also like...

A %d blogueros les gusta esto: